Actividad de Jezreel “Regando la semilla” en La California, de Caracas – Venezuela. 

Agosto 2019.  

Actividad de Jezzrel “Regando la semilla” en La California, de Caracas – Venezuela. Agosto 2019.
Actividad de Jezreel “Regando la semilla” en La California, de Caracas – Venezuela. Agosto 2019.

Antes: 

La actividad “Regando la Semilla de Dar y Ayudar” dirigida para más de 100 niños tiene como finalidad fortalecer la enseñanza de dos principios bíblicos que Dios en su palabra nos ha dejado como parte de la cultura del reino, uno de ellos es dar y el otro ayudar. Estos principios describen una forma de vida que lleva a pensar y atender la necesidad del otro, y no sólo la individual. 

Y uno de los motivos que nos lleva a realizarla, a pesar de la situación que enfrenta este país, es que no es necesario tener mil castillos para ayudar, dice una porción de la nueva melodía de ayudar, lo que se requiere es que se despierte en cada uno la capacidad de hacerlo, ayudamos cuando compartimos las cargas, cuando atendemos al vecino, cuando prestamos un lápiz o color, cuando borramos el pizarrón y echamos la basura en el cesto, o en casa recogemos los juguetes. Hay tantas, pero tantas formas de ayudar a otros, solo decídete hacerlo y te sorprenderás. 

Dios como Padre creo el mundo y todo lo que existe, y lo dio a la humanidad, y ha dado permanentemente y con gran abundancia, solo una breve lista: nos da la vida, fuerza, visión, energía, creatividad, nos da paz, gozo y sobre todo su amor, pero también llena nuestras casas de favores y misericordias diarias, en conclusión, un valor como el de dar, es aprender a ser como Dios es, un dador.  

Actividad de Jezzrel “Regando la semilla” en La California, de Caracas – Venezuela. Agosto 2019.
Actividad de Jezreel “Regando la semilla” en La California, de Caracas – Venezuela. Agosto 2019.

Para llevar a cabo esta actividad realizamos reuniones con los Pastores y maestros de niños y líderes de sectores a través de los cuales extendimos las invitaciones a niños de seis a doce años, cuyo único requisito es que hubiesen recibido la enseñanza inicial de los siete valores, llevada a cabo en los distintos sitios en el 2018.

Tenemos grandes expectativas con lo que sucederá, y con las grandes respuestas que el cielo trae en medio de esta labor social – educativa. 

Los preparativos en marcha, considerando: el sitio de ejecución, sede de Boleíta; la lista de participantes por cada sector: San Blas, la Bombilla, 23 de enero-San Martin, Boleíta-Los Ruices, y El Valle; confirmaron 131 niños cuyos representantes autorizaron su participación; las meriendas y el almuerzo; los cotillones y un obsequio a cada niño.  Por otra parte, con el equipo de maestros la definición del plan: temas a dar, ayudas visuales, juegos y actividad complementaria que refuerce el conocimiento. Con la dirección musical el ensayo de las nuevas canciones, que serían dadas a conocer por primera vez en esta experiencia. Y con el equipo de Cuentos, definiendo el cuento y la escenografía, y para finalizar una participación especial durante toda la actividad de los personajes Darverde y Ayudared. 

Durante:

Y llegó el día, despertamos con un sábado de sol radiante y los niños emocionados y con expectativa de las actividades que se llevarían a cabo. Los maestros y resto de servidores con ánimo y gran disposición frente a las diversas tareas que estamos por vivir. 

Recibimos 117 niños, y les esperaba todo un equipo y lugar ya preparado para ellos, con el fin de que aprendieran jugando y riendo. 

La primera hora, la llamamos “Recordando”, trataba de preguntas, juegos y canciones sobre lo que aprendieron en las clases dadas hace un año sobre los valores dar y ayudar.  Fuimos sorprendidos por la memoria de los niños y como la semilla cayó en buena tierra, y sus corazones tiernos hablan de ella, cantan y declaran de una y otra forma el principio, y Dios como su fuente. 

La segunda hora inicio con una rica merienda, porción de torta y un vaso de leche, y como resultado no quedó nada en esas servilletas y vasos. Luego fuimos a la sesión “cuento” donde Anita la más bonita, nuestra cuenta cuento, divirtió a los niños con la historia de los insectos y un gran problema que en equipo y ayudándose unos a otros todos solventaron. De allí pasamos a tres estaciones, de enseñanza, juego y construcción de una manualidad donde “regamos”, es decir volvimos a enseñar sobre el valor del dar y el de ayudar, con practica del contenido de la lección. 

Y finalmente todos cantamos bajo la dirección de Darverde y Ayudared las nuevas canciones y los niños, grandes y chicos, maestros y todos los que allí estamos entonamos el dar, dar, dar expresando con cada dedito un dar, y que no ceses de hacerlo. Y luego la canción nueva de ayudar que no requiere de riquezas y castillos sino de corazones dispuestos a hacerlo.

Deja un comentario